Captura-de-pantalla-2013-08-06-a-las-16.52.10

Es raro encontrar gente que no se motive con la música. El proceso que ésta genera en el cerebro, no importa qué recuerdos evoque-  suele ser placentero. Por eso, no es raro que grandes empresas elijan hacer “comerciales musicales” para sus campañas, las que suelen ser bastante contagiosas. Aquí compartimos con ustedes un ejemplo actual y uno antiguo pero clásico.

El primero es de Oreo (si, otra vez) y es una campaña realizada por The Martin Agency que, con un mensaje positivo y música recordable, busca mantener la marca en primera línea. “Me pregunto si yo regalara Oreo en mi colegio ¿se mantendrían optimistas todo el día?” dice parte de la letra de este comercial reciente que ya tiene más de 26 mil visitas. Junto con el comercial, se invita a bajar la canción. Por algo será.

 

Es claro, los sonidos se quedan en la mente del consumidor, asociándolos casi inevitablemente con la marca. Empresas como Coca-Cola, han probado el recurso por mucho tiempo y distintas generaciones pueden recordar parte de la música que se ha vuelto un trozo de su banda sonora. Sí, porque al igual que en las películas, la mezcla de sonido e imagen genera una excelente alianza para el producto, cuando la música se repite en diferentes campañas.

Otro caso emblemático es el de los comerciales de Vizzio, en Chile. En una apuesta bastante cinematográfica (con efectos especiales que sobrepasaban la imagen), la marca debutó en los años ochenta con una melodía inolvidable. Años más tarde, la música fue utilizada para la varias partes de la saga de “déjame uno”.

 

Al igual que la imagen, el sonido tiende a ser un recurso de mucha fuerza que no puede quedar librado al azar. Lo vemos a diario o más bien, lo escuchamos a diario y resulta tan obvio que pocas veces nos damos cuenta de la importancia que tiene. Ahora, cuando el tema es original para la marca, resulta aún más efectivo. Baste ver las preguntas en varios canales de YouTube que muestran comerciales sobre autores e intérpretes de los temas utilizados. Por algo será.